Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

domingo, 12 de octubre de 2014

CONOCERTE

Ojala aquel último día, el que yo me sentí tan humillada como dolida, hubiera sido distinto, o no hubiese existido. Porque desde ese día, algo pasó... tú desapareciste y yo, yo ya no supe encontrarte en ningún sitio, ni siquiera dentro de mí.
Ojala pudieras decir que me conoces, y ojala yo pudiera decir que te conozco. ¿Cómo nos conocimos? Aún no nos conocemos.
No entiendo de tu manía de andar por el pasillo con la luz apagada, aunque quizá si supieras que yo tengo miedo a andar a oscuras la encenderías.
No entiendes que tenga que dormir con un caramelo de menta, quizá si te hubiera dicho que sufro ataques de asma y toso por las noches, y te despertaría una y mil veces, entonces lo entenderías.
No entiendo alguno de tus vicios, yo vengo de otro mundo, pero quizá, si tomaras la molestia de explicarme lo que sientes, podríamos compartirlos.
No entendía cuando hablabas en broma y cuando en serio, pero era por eso, porque no nos conocíamos, y lo malo es que hemos dejado pasar la oportunidad de hacerlo.
Quizá uno de nosotros debería atreverse, si es que quisiéramos realmente, a dar un paso adelante, quizá el otro debería ser menos orgulloso, y así, quizá lograríamos conocernos.

Que no entendí nunca tu manía de estar sentado en la silla, y tú nunca comprendiste mi gusto por, en vez de estar en el sofá, estar a tu lado acariciándote la espalda.
Que no pudiste entender que no me importaba el sabor de tu boca al despertar, porque yo, lo único que quería al despertarme a tu lado era un beso, sentir tus labios en los míos era ya bastante para tener un buen amanecer.
Que no supe entender tus gritos por las mañanas, pero es que, ¡no te conozco! Quizá es que tienes mal despertar.
Que no entendiste que prefería levantarme temprano, a la vez que tú, solo para verte desayunar, ver como te fumabas un pitillo, y darte un beso de despedida. A lo mejor, si te hubiera dicho que eso me hacía estar feliz, lo hubieras entendido.
Que no supe demostrar que no soy fuerte,soy una débil, una puta débil, que se sentía dolida con cada broma de esas que duelen, con cada frase, de esas dichas adrede para fastidiar, de cada gesto, de esos que te traspasan el alma.








Y yo que soñaba con que siempre nos quedaría París...

10 comentarios:

  1. El día que aprendamos a comunicarnos solo media decentemente... ¡Vamos a flipar!

    ResponderEliminar
  2. Mientras lo escribía pensaba lo mismo. Lo fácil que es decir algunas cosas, y no las decimos por algún motivo, y entonces, todo se pierde.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. A veces soñamos demasiado...
    pero sí. El día que aprendamos a decir lo que sentimos..

    ResponderEliminar
  4. Cierto... las cosas que se quedan por decir...

    22+1

    ResponderEliminar
  5. Hay veces en que uno cree conocer a una persona y luego se da cuenta de que, en el fondo, nunca llegaron a conocerse. Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Quizas desgraciadamente, el no te quería conocer! Me veo reflejada en tus palabras!

    ResponderEliminar
  7. Deberíamos ser como los críos durante toda la vida. Porque no sé en qué momento, dejamos de decir lo que pensamos o lo que sentimos como hacen siempre los niños, y empezamos a intentar "adivinar"... Y claro, eso no suele funcionar la mayoría de las veces.

    ResponderEliminar
  8. Si dejó pasar la oportunidad de conocerte... es que tampoco merecía tanto la pena

    ResponderEliminar
  9. Es que hay que hablar, decir las cosas porque no somos adivinos y porque lo que imaginamos termina siendo mucho más grande que la realidad

    Besotes y buen finde

    ResponderEliminar
  10. Es difícil saberlo todo, es mas difícil creer que uno lo sabe todo.
    Me dejo caer por aquí también(Facebook, Instagram vía móvil desde el transporte publico o el trabajo) después de tanto tiempo porque hoy por alguna extraña circunstancia mi jefe a decidido que merezco descansar después de tirarme casi 3 meses trabajando de lunes a sábado unas 16 h al día, y hasta tengo que dar las gracias porque aun no me ha tocado los domingos y las fiestas. Estaba ya harto del pasado y dichoso 2014 y tengo la vana esperanza que el nuevo año sea un poco, solo un poco mas llevadero y de tener solo un poco, un poco mas de tiempo libre. Estoy agotado, de veras y lo que mas siento es no poder disfrutar de la compañía de mis queridos amigos blogueros. Te deseo un buen año 2015. Paz.

    ResponderEliminar