Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

lunes, 16 de diciembre de 2013

LA FELICIDAD... ESO QUE NO ENCUENTRO.

Creo que hay personas que hemos nacido para ser infelices. Da igual las condiciones de vida que tengamos, no importa si nos da la espalda o nos sonríe, no es necesario tenerlo todo para ser feliz... porque creo que algunas personas no creemos en la felicidad. Porque ¿qué es la felicidad? Yo aún no la he conocido, sí transitoria, pero no se queda en mi vida a hacerme compañía... pero para siempre.
Tengo dos hijos sanos, pero no me importa, sé que en eso no está mi felicidad.
Amo a una persona, pero tampoco eso me ha dado la tan ansiada felicidad que busco.
Tengo grandes y buenas amigas, y tampoco consiste en eso.
Ya tuve una familia, y tampoco fui feliz así.
Ni siquiera fui feliz teniéndolo todo a la vez.

Y es que últimamente me veo en una tesitura en la que necesito tener una vida normal, y no puedo. No he pasado el mejor verano de mi vida, y por lo que se avecina, no voy a pasar el mejor invierno.
Quizá deba asumir que soy una persona enferma y que, como tal, la felicidad en mi cerebro no existe... o mi cabeza es demasiado exigente, o lo es mi corazón... no lo sé, pero lo que llevo buscando tantos y tantos años, simplemente, no aparece.
Quizá deba asumir que lo que yo llamo una vida normal, no existirá nunca para mí.
Quizá deba aprender que una vida normal NO existe.
Quizá deberé cambiar el "chip" y empezar a pensar que, a lo mejor, eso que yo creo que es la felicidad, no lo es para mí, aunque sí lo sea para otros.

Siempre digo que creo no ser demasiado exigente, que me conformo con lo poquísimo que pido, una pequeña casa, alguien que quiera a mis hijos como si fueran propios, alguien a quien ame como a mi propia vida, y ser correspondida. Tener lo que sea necesario para comer, vestirnos, y los gastos habituales de una familia, y un trabajo con un sueldo digno. No pido más. ¿Acaso es tanto?
Pero, ¿y si en realidad fuera feliz largándome de este país con tan solo una mochila, como hacen tantos? ¿O si fuera feliz teniendo un trabajo de 24 horas al día? Siendo algo torbellino, no parar excepto para descansar lo justo, no dejando para mañana lo que pueda hacer hoy.

Y si la felicidad consistiera en todo lo contrario a lo que he creído siempre que era la felicidad.
O si la felicidad fuera aquello de lo que siempre he intentado huir. 

No sé que es la felicidad... lo que sé es que no la encuentro por ningún sitio, y que llevo mucho tiempo buscándola.






domingo, 15 de septiembre de 2013

MI SEPTIEMBRE EMPIEZA MAÑANA

Ya empezó septiembre y yo sigo con los kilos de más, sí, con aquellos siete que quería perder, solo que ahora tendré que perder diez... pero mañana es un nuevo día, es lunes, y yo ya tengo mi horario establecido. De mañana no pasa. 

Tengo la lista de la compra en la que no he incluido un litro de helado para cada día de la semana, tampoco curasanes ni colacao... cuando se acabe el que hay, la leche empezará a ser blanca para mí, o con leche como mucho.
Sí he incluido frutas... unas tres raciones por día, el mínimo de carne posible y el máximo de pescado... y por supuesto también verduras.

He descubierto múltiples rutinas de ejercicios que no me llevan más de 20 minutos el hacerlas en casa, y añadiendo el paseo de 1 hora que me voy a dar diariamente, creo que irá bien. También quiero empezar a correr siempre que mis delicados tobillos y mi maldito asma me dejen hacerlo...

Y mañana... tengo dos días de prueba en un trabajo (por fin). Espero que los nervios no me traicionen y poder hacerlo bien, porque de estos dos días dependen mis futuros meses de supervivencia... que malo es no tener dinero, joder.

Algo que no os conté, es que llevo cuatro meses compartiendo piso en la capital, no hay nada que más me guste... el haber abandonado la montaña ha sido un cambio radical en mí, y estoy feliz viviendo aquí, aunque tengo que buscarme algo nuevo próximamente...

Y también me ha dado por dibujar... creo que he tenido tanto tiempo libre, que mi imaginación se ha desbordado...




Y al final... esto ha sido todo, un verano que ha brillado por su ausencia pero con el que he estado feliz.

jueves, 1 de agosto de 2013

EL PASO DEL TIEMPO

Sí, 1 de agosto. El día que nací, hace 34 años. 

Llevo pensando en el concepto "tiempo" desde hace unos días y, sinceramente, no sé qué pensar acerca de él porque la definición que da la RAE no me convence.
Sé lo que es el tiempo... solo que no concibo pensar que el día tiene 24 horas y a veces lo aprovecho tanto que me quedo con ganas de más horas y me sabe a poco, y otras veces, nada más despertarme deseo que ese día pase de largo... que se vaya, que venga otro día, y que lo haga ya.

No soy capaz de hacer cosas básicas, aunque otras las hago con creces... pero ahora que sé lo de mi enfermedad, y sé que tendré que estar años medicándome contra eso, sé que tengo una excusa pero también sé que tengo mucho, mucho miedo.

Temo del pasado que me he creado, o que me tocó crearme, o que quise crear, o que me obligaron a hacerlo, o que no me atreví a cambiar... no lo sé. Tener 34 años y un hijo de casi 11 y otro de casi 7 es intimidante, porque joder, tendré 34 pero os aseguro que mi cabeza tiene muchísimos menos. No sé cómo actuar la mayoría de las veces y demasiadas veces me han asegurado que soy demasiado mala madre para que no haya acabado creyéndomelo. Os admiro a todas vosotras, esas que aseguráis no querer ser madres, e incluso os envidio, ojalá yo a vuestra edad lo hubiese tenido así de claro.

Temo del futuro que pueda crearme, o que me toque crearme, o que quiero crearme, o que me obliguen a crearme... ahora tengo algunos proyectos, y he de pensar muy seriamente no solo en mí, sino también en mis hijos, y en consecuencia, en su padre.
También muchas veces me han dicho que no soy capaz de nada, y también me lo he creído, hasta el punto que me cuesta comprarme un zumo si no me da alguien su opinión.
Temo que mis planes sean solo la idea de salir huyendo como hago siempre, porque como dice mi médica, para mí es mejor huir que enfrentarme a un posible dolor. Yo lo veo lógico... a nadie le gusta sufrir, y si para no hacerlo tengo que huir, pues lo haré, aunque los médicos no crean que sea la solución (y seguramente tengan razón).
Pero, ¿qué pasará una vez llegue a mi "destino de huida"? Solo hay tres opciones: 1) Estar mejor, 2) quedarme igual o 3) estar peor... no tengo miedo a ninguna de las tres cosas, ni siquiera a la tercera, a lo único que tengo miedo es a echar de menos a todo y todos lo que tengo aquí.
Soy fuerte (o me lo hago, al menos) y podría sobrevivir echándoos de menos... echando todo de menos, pero no es lo mismo... no quiero sobrevivir, llevo 34 años haciéndolo... lo que quiero es VIVIR y empezar a hacerlo cuanto antes... si este puto tiempo que no entiendo me quiere dar una tregua. 




viernes, 19 de julio de 2013

ESA CASA

No es que me entren ganas de llorar, ni de morir, ni mucho menos... pero sí sé que es rabia contenida. Tengo rabia y no me importa admitirlo... aunque cuando lo haga a solas sí que me caigan algunas (poquitas) lagrimitas furtivas y cuando lo haga en público parezca que ciertas cosas no me importen.
 No volveré JAMÁS a vivir en aquella casa... en aquella casa donde, seguramente (y como todos se empeñan en repetir) mi visión era bastante "desenfocada" y, como persona egoísta que soy, siempre me creí que hacía más de lo que hacía.
 En aquella casa en la que he pasado los mayores momentos de vergüenza de mi vida.
 La casa a la que no puedo ir porque el corazón me bombea más rápido, el odio se apodera de mí, y no soy yo cuando estoy en otro contexto... pero en realidad ¿puede que mi verdadera yo sea la que vivía en esa casa?
Esa casa que se me cae encima... esa casa en la que no puedo respirar.
Esa casa en la que me sentí atormentada, en la que me sentía esclava, en la que me sentía poco más valiosa que una mierda de gallina, porque claro, la mierda de gallina incluso sirve como estiércol... pero yo no.
Esa casa en la que se me impidió ser feliz tantas, y tantas, y tantas veces...
Esa casa en la que se me obligó tantas y tantas veces a hacer cosas que no quería, y en la que no se me permitió hacer otras que deseaba.
Esa casa, en la que hicieras lo que hicieras... todo estaba mal hecho.
Esa casa que te frustra, que te intenta robar lo que es tuyo, y en la que te sientes como atada de manos y pies, sentada en una silla, amordazada, y sin poder hacer nada...
Esa casa tan dolorosa.
Esa casa, tan absolutamente falsa, en la que se dice dentro una cosa, y fuera otra, totalmente distinta... típica casa en la que se guarda la formalidad "de puertas para adentro".
Esa casa en la que, para poder vivir, hay que poder pagar.
Esa casa en la que enfermas, y no se ocupan de ti, sino de los sanos.
Esa casa que parece (que está) sucia...
 Esa casa... la casa del terror.



viernes, 14 de junio de 2013

CONTACTO CON TACTO

Ahora mismo le veo ahí, en la cama, y siento unas ganas irrefrenables de tocarle. 
Me pasa lo mismo por las noches... no sé dormir con él y no estar tocándole aunque solo sea un poco... le paso un brazo por encima, apoyo mis labios en su brazo para poder olerle y dormir más tranquila, le huelo el pelo, ¿a vosotros/as también os pasa esto con la persona a la que amáis? 
Cuando estamos viendo una peli y estoy sentada, necesito apoyar mis pies sobre él... o ponerlos debajo si es que tengo frío... si estamos comiendo necesito tener mi mano (en los momentos que está libre) apoyada en su muslo... si estamos de pie le doy mil abrazos, o le cojo fuerte por el brazo y me apoyo en él... no puedo verle y no tocarle.
Si estoy a su lado le acaricio la nariz y los labios como si no hubiera mañana... lo que más me gusta de todo esto es que yo antes era reacia a todas estas cosas, y mucho más a hacerlas yo... vamos, jamás se me hubiese ocurrido hacérselo a nadie, excepto a él.
Ainnss...¿Y qué voy a hacer yo si con este hombre se me cae la baba? ¿Acaso hay algún remedio para eso?




¡¡Menos mal que él se deja, que si no, no sé que sería de esta pobre pesada!!

miércoles, 29 de mayo de 2013

LO QUE ERES TÚ

Hay días que con solo mirarte, sé que podría echarme a llorar... solo porque eres tú. 
Tienes los ojos del color de las montañas, y no soporto verlos sin sentirme reflejada en ellos. Tu pelo... tu pelo huele a hogar, a un sitio donde guarecerse, a un lugar donde sentirme segura durante la más cruel de las tormentas. 
Y yo no quería enamorarme... , ni de nadie, ni de ti, aunque parece que ya es tarde.  Nunca quise necesitar a nadie, nunca quise que nadie me hiciera soñar, nunca quise amar al amor... excepto ahora, que te amo a ti y al amor que tú me das. Es un juego tan perverso esto del amor. Puede que nadie ame a nadie, puede que yo quiera perderme en ti, puede que sueñe que te pierdo... puede que muera, y todo es demasiado extraño... pero me gusta. 
Me gusta tenerte tras mi espalda, con tu brazo en mi cintura. Me gusta saltarme las reglas contigo, y solo contigo. Me puedo imaginar el más grande de mis sueños, pero solo contigo. 
Y si pasas por mi lado, me cuesta hasta respirarte... y si veo que tiemblas, sé que los dos estamos igual...



Y es que hay momentos en que los dos estamos en las mismas condiciones...

domingo, 12 de mayo de 2013

¿A QUÉ VINO TANTO EMBUSTE?

No soy capaz de entender tanta mentira, hacer tanto daño gratuito y, además, voy a reconocerlo, hacerlo con tanta gracia, pareciendo alguien sincera, pareciendo algo especial, pareciendo alguien que sentía algo, haciéndome sentir una nueva confidente, una nueva amiga.
Ahora me doy cuenta de que todas aquellas conversaciones eran fingidas, que no tenían que haber ocurrido nunca, que tu intolerancia me molestaba e intentaba decírtelo pero no, tú preferiste la traición antes que la comprensión o la empatia...

Tú que tanto preguntabas, tú que tanto querías saber... ¿para qué? ¿Para qué todo eso? No sé porque te creeías diferente a otras e incluso,  más especial... pero no te confundas, eres igual, has resultado ser falsa, infantil, e incluso demasiado vulgar en tu comportamiento.
No una manzana roja, como tu cara con mofletes colorados... sino una manzana podrida por dentro, llena de humillaciones, y por fuera no eres brillante, más bien eres de un tono marrón... marrón podrido.

Es casi seguro que este post es fruto de la rabia, pero prefiero dar paso a la rabia que al odio... que ya sabes muy bien que no sé odiar... ni siquiera a ti. Tú y solo tú, tendrás que ser consciente de lo que has hecho, tú y solo tú llevarás el peso de tu cruz, y a ti, y solo a ti, te corresponderá responder ante las consecuencias en las que derive lo que has llegado a hacer.
Quizá fue fruto de la ignorancia, de la niñez que te caracteriza, de la inocencia que según tú desprendes, o de lo tonta que dices creerte...
El caso es que el daño ya esta hecho... pero aún así te doy las gracias... nunca me gustaron los corrillos de patio de colegio...





                                   



jueves, 11 de abril de 2013

ES FÁCIL OLVIDAR CUANDO NO TIENES NADA A LO QUE AFERRARTE

Solía tener una camiseta que olía a él.
Además es que desprendía muchísimo olor, con tan solo tenerla guardada en el cajón, y abrirlo, yo ya notaba ese olor tan característico. Me gustaba pensar que, al estar con mis otras camisetas, la suya traspasaba el olor a las mías, y estaba tan convencida de ello que, me pusiera la camiseta que me pusiera yo conseguía olerle.

Llegó un día que, después de haber notado el olor de una manera tan fuerte,, parecía que iba desapareciendo, así que yo me ponía su camiseta para dormir, para tenerle a mi lado, para seguir oliendo a él incluso por la noche... lo que yo no pensaba es que entonces su camiseta, pasaría a estar más impregnada de mí que de él... casi enloquezco cuando me di cuenta de que no podía olerlo.

Probé a lavarla con todos los detergentes y suavizantes que había en el supermercado, y nada, entonces conseguía que la camiseta oliera a distintos detergentes y a distintos suavizantes, pero no a ti.

La mojé con tu perfume y empezó a oler a tu perfume... pero no a ti.
La rocié con tu desodorante y entonces... empezó a oler a tu desodorante.

Ahora, de vez en cuando, si me concentro y hago un esfuerzo sobrehumano, consigo recordar tu olor característico... pero cada vez me cuesta más esfuerzo y más concentración llegar a recordar.

Y ahora que pienso, parece que es fácil olvidar cuando no tienes nada a lo que aferrarte... y yo solo tenía esa camiseta para recordar tu olor.




martes, 9 de abril de 2013

ALEGRÍA

Me hice, hace semanas una promesa... una difícil de cumplir para mí, simplemente quiero estar alegre, siempre alegre, no llorar a no ser que sea de alegría. No estar triste jamás a tu lado para no ponerte triste, estar contenta y sonriendo para que parezca que somos algo, que siempre lo fuimos, que nunca pasó lo que nunca tenía que haber pasado. No permitiré que un silencio nos incomode, ni siquiera un cielo negro o gris, o una tarde lluviosa, o un día de fuego intenso, yo estaré ahí, feliz a tu lado. Yo siempre estoy alegre solo por estar contigo... pero ahora lo estaré más, más si cabe.
Conseguiré que suenen las campanas cuando tu sonrías, las campanas que son tus carcajadas, las que salen de tus labios de plata... esos labios que me enloquecen al más mínimo roce... esos labios, los tuyos.
Y pasearemos por alfombras de verde hierba que plantaré para nosotros... o por arena seca de playa, tú y yo, y nadie más. Y a nuestro alrededor solo querré ver flores, árboles y como digo, alegría.
No habrá más enfados, no le quitaremos ni un poco de brillo a la luna y ni un poco de calor al sol, todo seguirá su curso, y también lo seguirá entre tú y yo. 
Y aunque sea con un colchón tirado en el suelo, podremos hacer el amor, eso sí, a nuestra manera, que es como más nos gusta, conseguiremos que ardan nuestros corazones unidos, nuestras almas, nuestras miradas.







Pero necesito ayuda, tu ayuda, necesito tu alegría también y te necesito a ti, siempre tú, a mi vera.

jueves, 28 de marzo de 2013

SI YO FUERA

Si yo fuera un ángel bajaría todas las noches a verte dormir, a oírte respirar, a respirar de tu nariz el aire que expiras.
Si yo fuera perfecta, querría ser lo que para ti es la perfección.
Si yo fuera un lugar querría ser la Torre Eiffel, pero querría serlo contigo, siempre contigo, y siempre de la mano.
Si yo fuera una parte de tu cuerpo, querría ser tu pecho para sentir como late tu corazón, para saber que se siente cuando la otra yo apoya en ti la cabeza.
Si yo fuera un olor sería el tuyo, y estaría todo el día oliéndome a mí misma. Porque tu olor eres tú.
Si yo fuera un color, sería el color morado de tu sudadera favorita... y
si yo fuera una prenda de ropa, precisamente sería esa sudadera, esa y no otra. Esa por lo que significa para mí, aunque no tanto para ti.
Si yo fuera un juego, sería el "pilla pilla" o "el escondite", porque es lo que parece que estemos jugando en todo momento... o "beso, verdad, o atrevimiento".
Si yo fuera un ojo me gustaría mirar como tú miras.
Si yo fuera una foto me gustaría ser esa foto, puede ser que la única, en la que se te ve sonriendo.
Si yo fuera un imposible, querría ser yo + tú = nosotros.
Si yo fuera madre de una niña querria que llevara tu ADN. Y que se llamara Georgina, o Julieta o Daniela.
Si yo fuera canción, sería una canción cantada a capella en una iglesia, y dirigida a ti.
Si yo fuera un cigarro me gustaría haber sido aquel que quitaste una vez de la cajetilla de tu tía, solo para poder rozar tus labios unos instantes más, porque el tiempo, el día y la noche contigo, se me hacían cortos.
Si yo fuera un objeto, sería tu ordenador, tu teclado... ¡la de veces que lo tocas y lo bien que lo cuidas! Me hace sentir envidia a diario.
Si yo fuera esposa querría ser la tuya.
Si yo fuera palabras querría ser el primer "te amo" que me dediques.
Si yo fuera joya me gustaría ser la alianza que adornara tu dedo anular en el futuro, porque significaría que sería tuya, que serías mío, y que estaría siempre, siempre en tu mano.
Si yo fuera una película, sería una que siempre se ve en Navidad.
Si yo fuera un sentimiento sería, sin dudarlo, el amor que desprendes.
Si yo fuera un par de palabras solo sería o "lo siento" o "te amo".
Si yo fuera una acción sería ese beso debajo de la torre.. ese beso...



PERO LO MEJOR ES QUE SI YO FUERA TÚ... ME ENAMORARÍA DE MÍ. (Faltaría más).


miércoles, 27 de marzo de 2013

PODRÍA... PERO ES QUE NO...

Podría hablar de más de mil cosas, pero en realidad, ninguna me parece lo suficientemente interesante, ni siquiera digna, para que vosotros tengáis que leerla.

Podría hablar de mí... pero de verdad que no hay nada importante que contar, más que, de momento, mi cerebro está en mejores condiciones, pero ahora es mi cuerpo en que no tira. Está flojo. Más vitaminas y descansar... "que no planee cosas" me dicen... jajaja, si supieran los médicos las listas que me hago yo todos los domingos, para empezar la semana con un planning... pero no, no hay forma, mi cuerpo no acompaña. A ver si a partir de este lunes, cambia algo.











Podría hablar de él, pero lo llevo revolucionado un par de semanas. Es como querer hacer algo que te va a perjudicar, o no querer hacer algo que te va a gustar... así me encuentro, pero como siempre, esto no es ninguna novedad. No me van las cosas a mitades, y no hablo de personas... hablo de él...





También podría hablar de ella... pero que voy a decir, nada malo por desgracia, y mucho bueno, y doy gracias por ello... y de esto no os daré pistas.

Lo único que sé es que necesito despejarme pero fuera de aquí. Irme dos o tres días a donde coño sea pero dejar mi casa y todo lo que conlleva aquí detrás. Irme a una ciudad desconocida para mí que no esté muy lejos, y si necesito estar en la cama todo un día estarlo y si quiero hacer turismo hacerlo, pero estar un poco sola... sin padres, sin exmarido, sin niños alrededor, sin oír nada, solamente el silencio cuando me apetezca, o escuchar demasiado jaleo si es que me apetece también...
Así están las cosas... mucha novedad, pero poco que contar...












viernes, 22 de marzo de 2013

SE PODRÍA INTENTAR, PERO...

"Todo fluye.
Todo está en movimiento y nada dura eternamente, por eso, no podemos descender dos veces el mismo río, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo, ni el río, somos los mismos."



TENÍAS RAZÓN... QUIZÁ NO SALIERA BIEN.

lunes, 18 de marzo de 2013

EL LUJO

Imagino que para uno de nosotros será una cosa distinta, pero yo lo tengo casi claro:

*Para mí es un lujo tener el tiempo ocupado (o libre) en algo que te gusta, que te llena... da igual si recibes dinero a cambio o no... creo que es más importante estar contento con lo que haces qué que te paguen por ello.
*Evidentemente, es un lujo tener espacio. Un espacio propio dónde poder trabajar, leer, escribir, etc. Un lugar iluminado donde pueda inspirarme .
*El amor. El amor para mí es el lujo más importante. Me ha quedado claro que no sé vivir sin amor y sin amar (por mucho que haya intentado hacer las dos cosas). Yo necesito vivir enamorada de un hombre que me ame.
*El amor... del otro. El amor por mis hijos, sobrinos, primas y primos... porque es gracias a ellos y ellas por lo que me mantengo a flote y por los que sigo viva.
*Tener tiempo para crecer, para crecer como personas, para aprender a amar al prójimo, para darte cuenta de cosas que cuando eras más joven te pasaban desapercibidas.
*Tener amigas. Puedo contar con los dedos de las manos el número de amigas que tengo... y aún me sobran dedos. Conocidas muchas, amigas las suficientes y, además, para mí, las mejores. No ha habido un solo día en el que me hayan hecho falta y no hayan estado ahí todas y cada una de ellas. Les doy las gracias a todas: M.C., R. C, CL, E, A, L... siete, y no necesito más porque como digo, son las mejores.
*Tener tiempo para divertirme. Parece que esto hace tiempo que no lo hago, y es algo que no quiero olvidar... necesito diversión en mi vida, y no tardaré en encontrarla, estoy segura.
*Poder crear. Da igual que sea con letras y en forma de blog, da igual que sea en papel y con rotuladores, da igual que sea con piedras y alambre. Me gusta crear, y poder hacerlo de vez en cuando es un auténtico lujo.
*Poder no hacer nada. Hay días que me los paso en la cama tirada si no me encuentro demasiado bien, o hay días que trabajar para mí es un lujo porque lo hago sentada en un sillón reclinable delante de una chimenea encendida. ¿Acaso no es un lujo?
*Tener a alguien que te ame incondicionalmente. Esa sensación de que alguien te respalda, te apoya, te ayuda en tus decisiones difíciles, sentir que alguien tiene tiempo exclusivamente para dedicártelo a ti, poder hacer cosas que a simple vista parecen tonterías, se hacen increíbles al lado de la persona que te ama.


Podría seguir la lista y no terminarla...  pero dime: 



¿Qué es para ti el lujo?

jueves, 7 de marzo de 2013

NO LO CONSEGUIRÁS

No lo consigo. 
Da igual que me lo proponga cada día, incluso cada hora, no lo consigo. Estás ya tan dentro de mi corazón que, no me queda fuerza de voluntad para ir en contra tuya. 
Da igual que te quiera lejos, o que intente formarme excusas para no verte. 
Da igual lo que mi cabeza me diga. 
Da igual lo que mi cabeza le diga a mi corazón, porque él tiene vida propia, y por mucho que a mí me moleste... también piensa.
No importa que me digas que solo quieres verme un día a la semana, porque yo querré verte cada día, y me inventaré cualquier excusa para poder lograrlo.
Da igual que me digas que los miércoles no, porque si hacen fútbol, tendré una excusa.
El lunes... bah, como vamos a la facultad te veo.
El sábado está bien porque podemos ir al Starbucks a tomar algo... eso nunca falla.
Y el domingo... siempre apetece un cine... y un polvo.
Todos y cada uno de mis días, quiero pasarlos a tu lado.

Y es que te quiero.



¿DOSIFICARTE? MIENTRAS PUEDA NO HACERLO, NO LO HARÉ. TENDRÁS QUE OBLIGARME A ELLO, Y AÚN ASÍ, NO LO CONSEGUIRÁS!!

domingo, 3 de marzo de 2013

NUESTRA CASA

En el poco tiempo que tengo (porque cuando no estoy con él, estoy con ellos, y sino, estoy durmiendo) me dedico a pasar el rato por la red. Lo que más me gusta es encontrar fotos que me inspiren para hacer manualidades, o para decorar mi habitación... y mi futura casa, la que planeo tener junto a él.

A veces veo (y guardo en mi carpeta, en la que dicho sea de paso, tengo casi 1000 fotos) casas coloridas, con muebles vintage, y muy originales, pero sé que eso a él le parecería caótico e incluso "mareante".



Otras veces veo casas serias, con muebles de líneas rectas, sobrias... y él sabría que a mí eso me parecería aburrido.


Muchas veces, consigo imágenes, que, al verlas, me veo ahí viviendo junto a él. Los colores justos, los muebles de madera, mucha luz, una habitación individual para su trabajo, una gran cocina para el mío, el suelo de madera, cálido, y los sofás enormes para esos fines de semana que nos apetezca ver pelis o fútbol, junto con la mantita hecha de punto por mí.
Mesa de madera para el comedor, y muebles claros, una gran televisión, y muchos, muchos dvd's. 
Una habitación de "ocio" con muchos, muchos, muchos, y muy variados libros, porque cada uno tenemos un gusto, y muchos cd's. También pondré ahí mi pc, aunque la verdad es que suelo llevarlo a cuestas...
Me gustaría que tuviera terraza, como la que ya tuvimos una vez, para poder desayunar, comer, tomar una copa y cenar los días más calurosos... y grandes ventanales.
Espero tener ducha y bañera, una bañera muy grande, en la que podamos bañarnos los dos juntos, en un baño con mucha espuma, y rodeados de velas con olor a canela y mandarina.
También quiero que la ducha sea grande, porque nos encanta ducharnos juntos, y además, él es tan sexy cuando se ducha, que creo que no le dejaré ducharse solo nunca.
Solo espero que llegue el día, en que podamos compartir algo... aunque sea una chabola, pero en la que estemos los dos juntos.

Y a vosotros, ¿qué decoración os gusta para vuestra casa?

lunes, 25 de febrero de 2013

LO QUE TE DA LA VIDA

A veces la vida sabe a dolor, a sal por lágrimas que caen aún sin que quieras, a amargor en la garganta... no a mariposas, sino a gusanos en el estómago, a bilis, a ganas de vomitar, a angustia constante, a locura transitoria (o permanente). Sabe a tristeza, a añoranza, a pena verdadera, a frustración, a desencanto. A odio.  Sabe a fuego en las entrañas, a ibupofreno, a leche caducada, a pesadillas cada noche. Sabe a lejía, o a litros de salfumán en la boca, a ojos ciegos, a oídos sordos, a gritos que no salen de la garganta, a manos insensibles y sin tacto, a olor a estiércol. 
A muerte.


Otras veces, y no sé a quien dar gracias por ello... la vida te da alguna alegría y puede saber a palomitas de maíz con bastante toque de mantequilla, o a una coca cola fría. A tequila, a beileys, a piruletas de fresa, o a ositos de gominola. A cruasán. A café con leche, o a bombón, a alegría, y a paz. Sabe a felicidad, a sonrisa, a ojos marrones alegres, y a labios rojos. A mofletes rojos como las manzanas, a pelo rubio como el sol, sabe a amistad y a amor a raudales. Sabe a abrazos sin precio, a nubes con formas para imaginar, a una hoguera en un día frío. Sabe a sol rozándote la piel. Sabe a chicle, o a una ducha caliente después de pasear bajo la lluvia fría. A mar, y a arena. Sabe a saltos de alegría, y a regalar besos, sabe a gente que, aún sin conocerla, te hace sonreír. Sabe a cosas bonitas y bellas. Sabe a olor de hierba recién cortada, a chocolate, a pizza, y a café frío. Sabe a un cigarro en caso de necesidad. A un  "te quiero" dicho despacio en el oído, sabe a besos robados o a viejas películas míticas, a sueños con prados verdes, a paseos por el campo, a la caricia a un bebé, o a la caricia que te da un niño. Sabe a tu lengua caliente, o a una mirada que lo dice todo, a una canción que, curiosamente, habla de ti, al consuelo de una amiga, a sentirte bien, a estar cómoda leyendo un libro, a unos calcetines de lana, largos, en un día fresquito... 





La vida, a veces, te da regalos. Aprovéchalos todos. Sobre todo, aprovéchate de él, ahora que está aquí.


martes, 19 de febrero de 2013

¿NORMAL? ¿DEL MONTÓN?

Dirán que eres normal, que eres del montón... pero claro, siempre hay una excepción, y no hay nadie que te vea como yo.

Me gusta ver tu pelo, mojado, después de una larga ducha... conmigo, o seco pero mientras lo revuelvo entre mis dedos.
Me gusta ver tus ojos... cuando me miran, o cerrados mientras hacemos el amor.
Me gustan tus palabras cuando me han perdonado una y mil veces, y cuando dicen piropos.
Me gustan tus labios, sobre todo cuando están apoyados sobre los míos, también cuando me besan cada centímetro de piel.
Me gusta tu lengua, mientras roza mi paladar, y mis hombros, y mis brazos...
Me gusta tu barba, raspando mi abdomen.
Me gusta tu cuello, lleno de chupetones hechos, por mí, en momentos de lujuria.
Me gustan tus pezones mientras los muerdo, y tus pechos mientas los retuerzo entre mis manos.
Me gustan tus manos mientras cogen mis caderas y me ayudan a moverme en círculos, encima de ti, mientras  acarician mi espalda, mientras me tiran del pelo, mientras reposan en mi trasero.
Me gusta tu entrepierna dentro de mí.
Me gusta el sabor de tus muslos, recorrerlos con mi lengua, y sentirme morir de placer.
Me gusta cuando me acaricias entera, de arriba a abajo, desde la cabeza hasta los pies, rozando con un solo dedo mi espalda.



Dirán que eres normal, o del montón... porque no te conocen así.

viernes, 15 de febrero de 2013

IMAGINA...

Imagínate en la nieve... sin la ropa adecuada, o incluso sin ropa, con ese frío que se te mete por dentro de los huesos. Te destemplas y no eres capaz de entrar en calor sin una sopa bien caliente, o una infusión.

Imagínate tumbada en el hielo, desnuda, como una tortura. Puedes sentir como el hielo se clava como agujas que traspasan tu cuerpo y puedes llorar del dolor. Llorar lágrimas congeladas. Solo piensas en un rayo de sol, en alguien que te rescate y te tape con una manta, y te abrace desnudo para que entres en calor lo antes posible.

Imagínate un día de lluvia, sin paraguas, sin nadie a tu alrededor. Todo está cerrado y no puedes refugiarte en ningún sitio. Estás calada y aún te queda mucho trozo que debes hacer andando hasta llegar a casa. En tu mente solo ves una bañera de agua hirviendo.

Imagina que eres una tripulante del Titanic, que te has caído a esa agua congelada, y que nadie escucha tus gritos de socorro.


Imagina que estás en la nieve y viene alguien a templarte, con una sopa caliente o una infusión casi hirviendo.
Imagina que viene ese alguien a sacarte del hielo. Imagina que se desnuda y se envuelve junto a ti en una gruesa manta rellena de plumas para transpasarte su calor, y que vuelvas a tu temperatura lo antes posible.
Imagina que llegas a casa y que tienes una bañera de agua hirviendo y con espuma, preparada para ti, imagina, que alguien te rescata de las frías aguas del océano.

Imagina una hoguera.


Imagina un rayo de sol.




Ahora solo tienes que saber... ese alguien, esa hoguera, ese rayo de sol, es lo que es él para mí.

martes, 12 de febrero de 2013

LO LOGRARÉ

Algún día podré hacerlo... 

Lograré bailar contigo, en la calle... concurrida o vacía, eso es insignificante, lo que importa es que bailaremos juntos, y cuando lo hagamos, tú podrás elegir la canción.

Algún día lograré darte las gracias por todo sin derramar ni una lágrima. Por ser mi salvador, mi consejero, mi profesor, mi amante, mi amigo, mi calma, mi olor preferido. Te daré las gracias también, como siempre digo, por tu infinita paciencia conmigo, por tus respuestas, por tu atención, por consolarme y tranquilizarme siempre.

Lograré, algún día, pedirte algo, sabiendo que la respuesta será un sí.

Lograré llamarte de esa forma que tanto me gusta a mí y que a ti tanto te disgusta, pero como me sentiré orgullosa la diré... sin parar.

Lograré que te sientas orgulloso tú también, que me mires con esos ojos que ahora no reconozco (aún). Que me felicites por mis logros, lograré igualarme mínimamente a ti.

Lograré que te vengas conmigo... lejos, muy lejos, o quizá cerca, demasiado cerca... pero conmigo.

Lograré hacerte feliz... de eso no tengo dudas.





Pero seguro, que algún día, lograré bailar contigo, en una calle...



domingo, 3 de febrero de 2013

DORMIR

Abro los ojos como cualquier noche de estas que, a las 4:00 me despierto suavemente, como si ya entrara el sol por las persianas, pero no, al menos aún faltan cuatro horas para eso. Me siento rara, incómoda, tengo miedo porque estoy desorientada. 
Cuando mis ojos se acostumbran a la oscuridad y pueden ver algo a través de ella, veo una pared que no es la que estoy acostumbrada a ver... ¿qué pasa? 
Me giro y me pongo boca arriba. El techo que veo tampoco es el mío, esta no es mi casa, y en mi espalda noto que tampoco esta es mi cama, ni este mi colchón. Estoy desnuda como cada noche, pero sin embargo, las pocas mantas que me cubren no me dan el calor que necesito. ¿Por qué?
Empiezo a recordar... la lámpara del techo me es familiar, y también recuerdo que lo era el color de las paredes que hace un momento acabo de ver... pero sigo sin entender que me está pasando, ¿seguiré soñando?
De repente, noto una respiración a mi lado... y ahora, todo me cuadra y es que anoche decidimos dormir juntos por primera vez.. me giro para mirarte, estás tan bello dormido, casi igual de bello que despierto, pero con esa cara de niño que nunca pones despierto... Veo tu pelo rizado rozándote la nuca y siento envidia, porque es ahí donde yo pondría mis labios en todo momento, día y noche. 
Acaricio con cuidado tu pecho desnudo, y me excito con el primer roce de mis dedos con tu piel. Qué lástima que estés despierto, qué lástima que necesite verte dormir...
Estoy así un rato largo, no sé si pasan 30 minutos o 3 horas, pero te acaricio todo el cuerpo, sin que tú ni siquiera te muevas, te beso la espalda desnuda, y hasta te lamo esa nuca en la que quería colocar mis labios.
Cuando siento que he rozado cada milímetro de tu piel, te susurro al oído "¿me coges? Tengo frío". Te das la vuelta, mecánicamente, pasas tu brazo por encima de mi cuerpo, me besas en la cabeza, y me dices con voz dormida: "claro que sí. Te quiero".



Y yo, como siempre que me dices eso, siento que muero de amor. Muero de amor por ti.

viernes, 1 de febrero de 2013

FRUSTRACION

Me frustro. Me frustro mucho cuando no comprendo algo... y ahora mismo hay mucho que no comprendo.
Sobre todo a mí misma. 
Soy capaz de hacer promesas que algún día tendré que romper, cuando no he sido yo nunca nada de eso... 
De repente... tengo ganas de mandarlo todo, pero todo a la mierda, y fugarme lejos, tan lejos como para no poder volver en mucho tiempo... y aprender a echar de menos, aunque en realidad, no sé si a eso se aprende o una se resigna.
Lo de Francia sigue en pie, pero soy una cobarde... y no sé si podré despedirme de la gente que tengo aquí sabiendo que me voy sin billete de vuelta (aunque es probable que vuelva en poco tiempo... o no).
Tampoco entiendo por qué tengo que hablar de todo, confesarlo todo, dejarme llevar... nunca por mí, hacer las cosas que a otras personas les parecen oportunas cuando a mí me parecen una absurdez.
Y no, esta vez, no hablo de amor, aunque no creo en el amor a distancia.
Hay cosas que, una vez empezadas, no tienen marcha atrás, y yo tengo demasiadas cosas empezadas, y están muy dentro de mí, pero aún así, quiero huir.
No creo que la cuenta corriente me lo permita, pero tengo que irme. Si solo puede ser Francia, será Francia, si puede ser otro sitio, lo será, lo que sé es que necesito escapar, huir como los cobardes cuando están entre la espada y la pared, no dejarme arrastrar por la corriente, llevar mi propia vida sin que nadie me necesite, y si me necesitan, tendrán que aprender a convivir con ello, porque yo no estaré.
Tengo que irme... es vital para mí.
El caso es que las despedidas aún duelen más que la frustración, y más si te despides mintiendo, como va a ser mi caso. Se supone que volveré en unos días, pero sé que no será así... esa será mi prueba a superar, y si la supero, diré adiós a España para bastante tiempo.
La distancia causa el olvido y, si no el olvido, al menos, dejar de pensar tanto en las personas que te acompañan en este viaje que es la vida. Lo que confío es olvidar yo... y que se me recuerde mucho, y muy bien...


Pero es algo necesario, necesito salir.

martes, 29 de enero de 2013

¿SOBREVALORADO?


No hay nada sobrevalorado en ti, al menos nada que me guste a mí. 

Si me gusta cogerte, solo para poder rozar tu piel, déjame hacerlo, no está sobrevalorado porque, de hecho,  me faltan horas al día para poder tocarte.
No me digas que besar está sobrevalorado. Nada lo está si es referente al amor. 

Te beso. Te beso. Te beso. Te beso y te sigo besando... y nunca, nunca podría cansarme de hacerlo.

¿Acaso no crees que los días deberían ser algo más cortos y las noches algo más eternas? Quiero la eternidad de una noche a tu lado... en una cama.
¿Acaso no es buena idea tocarte el pelo, tan solo porque hacerlo me produce escalofríos de placer?
¿O no es buena idea querer pasar las 24 horas a tu lado, porque es que necesito hacerlo para sentirme viva?
No está sobrevalorado mandar un mensaje de buenos días... porque si estuviera a tu lado no tendría que mandarlo... tan solo tendría que decírtelo en voz baja, y al oído, mientras te doy ese beso de buenos días.
¿Acaso no tengo derecho a soñar, aunque esté despierta... o dormida?
¿Acaso no puedo quererte a viva voz y amarte en silencio?

Hay gente que no lo entiende... pero solo es porque no ha amado. Si amas lo sabes. Y esto es amor, del de verdad, del que se muere, del que escribió Shakespeare, del de Jack y Rose, del de Noa y Allie, del de Satine y Chistian, del de Clementine y Joel... porque da lo mismo que existiera esa máquina del olvido, o que  el barco se hundiera, da lo mismo que yo te recordara a momentitos, o que Romeo llegara tarde, da lo mismo que Christian enfermara de celos... porque al final, de un modo u otro, todos terminaron encontrándose...  ¿Te suena? A mí sí. 











PORQUE TE HE REENCONTRADO, PORQUE ESTÁS AQUÍ, PORQUE QUIERO SER TUYA...

viernes, 25 de enero de 2013

STAND BY

Este blog queda en reposo.
Volveré.
No sé cuándo ni desde dónde, pero volveré.
Esperad.


miércoles, 23 de enero de 2013

HE ENTENDIDO ALGO

Da igual lo que haga, lo que diga, o quién se cruce por mi camino... solo estás tú en mi cabeza, en mi habitación, en mi móvil y en mi cama.
Va pasando el tiempo... pero sigo igual, si tú no estás aquí no puedo ver todos los matices de azul del cielo, el cielo es gris e incluso negro para mí.
Intento hacer lo que tengo que hacer para llegar a donde quiero estar... y donde quiero estar es a tu lado para siempre, sin ninguna duda, sin ningún inconveniente, y siempre con las promesas que hay por cumplir, ya cumplidas.
Recuerda que siempre habrá un momento en el que nos estaremos tocando... aunque sea tu dedo meñique de tu mano con mi dedo meñique de mi mano... pero siempre tocándonos.


Recuerda que no tendremos momentos en los que quedarnos en silencio, a no ser que me estés mirando y yo te pregunte ¿qué miras? y tú contestes "lo que quiero", y te vuelva a preguntar "¿y qué quieres?" y que me digas "lo que miro". Recuerda que tienes que estar atento, porque puede ser que me desmaye de amor en ese momento.


Nunca seré la misma en tu ausencia. Me gusta como soy cuando estoy contigo, y se demuestra lo poco egoísta que es el amor. No te quiero por lo que me das, te quiero por lo que soy cuando estoy contigo.
Te quiero porque me caen las lágrimas tan solo de mirarte, te quiero porque yo, y solamente yo sé lo que siento por ti, y sé que es tan fuerte que sería capaz de todo por estar a tu lado.

¿Qué vivo en una mentira? Puede ser... pero es una mentira que yo misma he creado, y me gusta vivir ahí... al menos de momento.

Si soy feliz así, a nadie le importa, nada más que a mí, y a ti mientras soportes lo que tengo dentro de este corazón loco, mientras soportes que siga intentando volver a ver en tus ojos esa mirada, mientras consiga que los besos en mi cara sigan siendo así de tiernos...


...mientras tengas esos detalles que me hacen morir, mientras sienta que eres mejor persona cada día,  mientras que tu tiempo libre sea mío, mientras piensas que soy tuya, porque ya sabes (y todos saben) que yo te pertenezco, al menos estoy marcada de alguna manera de por vida por ti... y en varios aspectos.


Comprendí algo... y es que, aún es pronto... y que todo llegará.

sábado, 19 de enero de 2013

MOMENTOS NADA ESPECIALES QUE PASO (PASÉ O PASARÉ) CON PERSONAS MUY ESPECIALES.

* Pasear juntos recorriendo cualquier ciudad, o pueblo, o montaña.
* Cocinar juntos.
* Estar cada uno concentrado en su pc, pero sin embargo juntos.
* Tomar un café... o dos.
* Hablar de los blogs (y de los bloggers).
* Ir al cine.
* Proponer locuras... y que las aceptes todas.
* Reírte de mis tonterías.
* Ver el fútbol y reírme cuando gritas.
* Saber que puedo contar contigo.
* Recibir un Whassap, e incluso enviarlo.
* Cogerte por encima del cuello.
* Cantar juntos, gritando claro.
* Sorprenderte con caramelos.
* Hacernos fotos, mayormente tontas.
* Recordar viejos capítulos de series españolas, y morirnos de la risa.
* Ver vídeos en Youtube que me emocionen.
* Organizar una boda... toda entera.
* Estudiar juntos.
* Ir a la biblioteca... o a la sala de estudios... o a un aula vacía.
* Ir a Starbucks.
* Pasar horas en cualquier sitio hablando de cualquier cosa.
* Tomar más café.
* Comprar tabaco.
* Ir en el metro.
* Abrazarme o abrazarte.
* Recibir un piropo... y darlo, por supuesto.






ES SIMPLE... COSAS SIMPLES QUE ME HACEN SER SIMPLEMENTE FELIZ.









































































































miércoles, 16 de enero de 2013

ALGUIEN QUÉ...

Existe alguien al otro lado de esta pantalla que es especial, alguien que me lee siempre desde el silencio, alguien que me ve con sus ojos envueltos en pestañas larguísimas, alguien que a veces ya no reconozco.

Existe alguien con quien me gusta pasar mi tiempo libre (y también el tiempo en el que debería estar haciendo otras cosas), con quien no me preocupa ser yo misma, alguien a quien puedo abrazar durante más de seis segundos sin sentir que abrazo a un extraño, alguien a quien quiero, pero no amo.

Existe alguien que es mi hombre favorito, ese por el que lo daría todo, ese que es tan especial que hace cosas que no le gustan solo por tenerme contenta, ese que pasa por una casa de chucherías y me compra una bolsa entera de las que más me gustan.

Existe un hombre, al otro lado, que me camela y me adula, y me dice siempre lo que quiero oír sin discutir conmigo. Responde a preguntas imposibles solo para hacerme sonreír, y aún así, sé que nunca siempre me dice la verdad.

Existe un hombre, mi preferido entre todos, al que le cuento mis sueños y no me los niega. Al que le hablo de un futuro lejano y se ríe de mí. Un hombre con orgullo, un hombre realmente guapo, un hombre que me enseña a vivir, alguien que me da sin recibir nada a cambio, alguien que siento feliz a mi lado, y que consigue que yo lo sea al suyo. Alguien que no le importa quién soy ni de dónde vengo. Alguien que me ha apoyado en todo hasta el momento, alguien que me soporta (y no es fácil), que aguanta todos mis enfados y me perdona SIEMPRE, alguien a quien llegado el día, besaré en cualquier rincón de Valencia, alguien a quien cogeré de la mano al caminar, alguien con quien tomar tinto de verano o cerveza muy fría, alguien con quien celebrar los goles de nuestro equipo de fútbol, un hombre con el que plagiar fotos, alguien con quien podría llegar a envejecer...





ALGUIEN A QUIEN PODER AMAR...


sábado, 12 de enero de 2013

MOMENTO SINCERIDAD

No sé si existe en las parejas algún momento que se llame "el momento sinceridad", pero si no existe, debería existir.
A veces, cuando tenemos pareja no decimos o no hacemos cosas por el "miedo" a que el otro se enfade, o no lo entienda, o simplemente por pensar "no es para tanto". De hecho, yo he pecado de esto multitud de veces. He sentido cosas que no he dicho por miedo a que el otro se enfadara. He hecho cosas a escondidas, y he pensado demasiadas tonterías, hasta el punto de pensar que mi pareja no me amaba.

El caso es que cada uno es como es... eso es evidente, pero también es cierto que cada uno tiene unas necesidades, y yo hoy voy a hablar de las mías.

-Necesito que estén pendiente de mí a casi cada momento. Un WhasApp por la mañana, uno por la tarde y otro por la noche es suficiente para que yo piense "fíjate Tequi si te quiere, que no hace más que mandarte WhasApps". No me digáis que no os gustaría que nada más despertaros tuvierais un mensaje tipo "Buenos días, princesa" en el móvil, o en cualquier otro sitio. Moriría de amor.

-Necesito momentos "cursis". Sí, así soy yo. Necesito, no siempre, pero sí de vez en cuando, un abrazo en plena calle, o un beso inesperado, o un "que guapa estás hoy" aunque me acabe de levantar. Esas cosas me hacen tener ganas de llorar porque pienso "fíjate Tequi si te quiere que te ve guapa hasta nada más despertarte".

-Necesito hacer el amor. Esto me pasa poco porque yo soy mucho de follar a lo bestia. Pero de vez en cuando, que empiecen a besarte lentamente, y que todo sea lento, es algo que no se puede expresar con palabras. Un polvo lento... de vez en cuando, eso es sentimiento puro y a flor de piel.

-Me gustan los regalos sorpresa. Un regalo inesperado, una visita, una flor acabada de coger mientras paseamos juntos, incluso el papel de un azucarillo. Si me lo dan acompañado de un "toma, te lo regalo"... me vuelvo a morir de amor.

-Me gustaría tener un "día especial". Esto es algo que siempre he pensado y nunca he dicho justo por lo dicho en el primer párrafo, por miedo o vergüenza ( o por ser gilipollas que también). Para mí un día especial sería dedicar un día de la semana fijo, por ejemplo, cada sábado a hacer algo diferente. Ir a la montaña, a un río, a pasear por la ciudad, al cine... tomarlo como una costumbre y que no fuera algo esporádico, sino algo semanal. Evidentemente, esto incluye que, al llegar a casa se folle (o se haga el amor, tampoco voy a ser tan quisquillosa).

- Y esto tendrá segunda parte, porque se está alargando más de lo que esperaba... ¿pero qué me decís de salir a pasear mientras llueve, y sin paraguas?



Ainss... que bonito es el amor!!!

jueves, 10 de enero de 2013

SI NO CREES EN LA MAGIA, NUNCA LA ENCONTRARÁS

UN MOMENTO: El día que sepa que eres tú. No sé si serás Paola, o Nacho, o Didier,  o Miguel, o Lucía, o Luka, o Rafa... No me importará tu nombre, pero sabré que serás tú. Solo me importarán tus ojos y tu olor, ese que quiero que se me inyecte en las fosas nasales y que no desaparezca aunque estes lejos. Aunque exista distancia tú estarás conmigo porque recordare tu olor. 
Y tú sabrás que seré yo. Y ese día, en ese momento, todo empezará.

UN AMOR: Será el nuestro, sin dudarlo. No estar solos a no ser que así lo elijamos. Dormir a tu vera, o incluso encima de ti. Acariciar tu pecho sin vacilar y sin cansarme ni un solo segundo al día. Saber que estarás ahí, junto conmigo en los momentos importantes... y sé que me acompañarás al médico, porque serás tú un amor. El mío.

UN SUEÑO EN VOZ ALTA: Te pediré que seas mi marido en un sitio concurrido. ¿No te lo crees? Ya lo verás. Será mi sueño y el tuyo, y lo gritaré para que todos lo oigan. Siempre he sido muy tradicional, pero esta vez seré yo la que me arrodille, o la que baile, o vete a saber lo que hago para proponerte matrimonio. ¿Lo mejor? Que ya sabré la respuesta. Un SÍ sin vacilaciones.
Un viaje a París. 
Otro a Londres. 
Otro a Venecia...
... y otro a Francia.

UN BESO: El primero nada más conocernos. El primero la primera vez que hagamos el amor. El primero del primer día que podamos dormir juntos. El primero del primer despertar. El primero de marido y mujer. El primero de padres. Simplemente... el primero.

UN GRITO: Solo podré gritar una cosa "te amo más que a mi vida". Y te lo gritaré despacio y al oído, todas las noches que estés junto a mí, todas las mañanas en las que te haga el desayuno. Todos los días en los que me abraces por detrás y me beses la nuca. Todas las veces que me claves tus pupilas en las mías. Todas las veces que te pida que me arropes. Todas y cada una de las veces, que apoye mi cabeza en tus piernas y me acaricies el pelo. ¿Sabes? Se puede gritar sin ni siquiera hablar.

NUESTRO DERECHO: Ser felices... pero juntos. Aún juntos en la distancia. Juntos. Te prefiero lejos pero mío que cerca sin saber de ti. Tú serás mi derecho, y yo seré tu derecho, e incluso tu pertenencia.

NUESTROS ERRORES:  Estoy segura, no existirán, y si existen los quemaremos en el fuego de la chimenea.



LO MEJOR: Qué sabes que así será.

MI DESEO: Qué seas tú.