Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

viernes, 21 de diciembre de 2012

YA HACE 4 AÑOS... O INCLUSO 12

Hace unos cuatro años ya era igual. 

Nada. Frío dentro del cuerpo, aunque por la temperatura del exterior podría haber estado en manga corta. 

Impasible. Pasota. Sin sentimiento. Sin alma. Sin corazón.

Una comida para compartir sin ningún tema de conversación en concreto. Música y más música. 
Un café igual de helado que mi corazón. Ningún beso y ningún deseo. ¿Extraño? No, eso era lo habitual, al igual que el calor de mi piel. Me hubiese hecho falta un abanico en pleno diciembre.

Un par de paseos sin mucho que comentar... "yo tengo este libro" "¿te acuerdas lo que te dije?" "No te olvides de la bebida" "Huy, no llevo dinero, paga tú anda".

Sentirse mal. Sin saber qué hacer, esa maldita incertidumbre que ya es parte de mi vida y a algo que desde hace unos 20 años estoy acostumbrada, así que nada nuevo en el horizonte.

Una espera de media hora. Como siempre, yo sentada, mirándote a ti, pero sin verte. Ni guapo, ni alto, ni rubio ni con tus ojos claros. En realidad solo veo una persona, y no a ti. 

El infinito.

Pienso que quizá en un ratito me encuentre mejor... pero sé que me miento a mí misma. No es por ti, es por mí. Siempre es por mí. Siempre se ha sabido.

No saber qué hacer "¿querrá que le de la mano? Va, se la doy por si acaso". "¿Estará cómodo así? Pues le suelto y si quiere la mano, ya la cogerá él." "Huy el brazo por encima... bien porque ahora tengo frío... pero no estoy cómoda, así que me suelto". 

¿Besos? Naaahhh... no hay necesidad cuando nada se siente.

Perdemos una hora. "¿Un paseo?" "¿Mejor un café?" "Volvamos a ver libros".

Llegamos a casa y todavía tengo que hacer la cama... qué desidia de trabajo. Pura inercia. El cojín en este, en su lado, la manta por encima por si hace frío...

Los dos esperamos algo el uno del otro... pero en realidad, él prefiere estar con la PSP y yo prefiero estar en cualquier otro lugar.

Nos dedicamos el momento que los dos nos merecemos. Luego no hay besos, ni caricias, ni abrazos, ni narices perfectas, ni olores excitantes... solo hay NADA.

"Estás en mi lado de la cama" "Cógeme que tengo frío".

Pensar. Pensar. Pensar. Pensar. Pensar. Pensar. Pensar. Pensar.

Pensar y decidir que esta vida... no es la que yo quiero.  Aunque hay promesas que no se pueden romper.


Y llegó el día en que el olvido hizo presencia, aunque en un lugar recóndito de esta cabecita loca, seguía estando, pequeñito, sin nada que hacer ni que decir, pero ahí.


36 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Esta historia se repite con demasiada frecuencia en todas las relaciones.

      Besos!

      Eliminar
  2. Una forma muy poetica de describirlo...

    ResponderEliminar
  3. Las promesas se pueden romper si te están matando por dentro... si por cumplir esa promesa vas a dejar de ser feliz.
    Claro, que siempre depende de a quién se la hayas hecho y cuándo. Y lo que te importe esa persona.
    Besos.


    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... me gusta pensar que podría mantener esta promesa... pero sería una cosa de volver a empezar desde el principio y me da como, buff... que vaguería.

      Besos!

      Eliminar
  4. NO confundo a la escritora con la narradora, por lo que comentaré un relato impersonal e imaginario. Esas son las reglas.

    La felicidad no es externa, es interna. Son raras las combinaciones perfectas y esperar que la felicidad nos sea proporcionada por un tercero es ceder el timón de nuestra vida. La protagonista de este relato hizo eso, subordinó su felicidad a la suerte de una relación, ni siquiera de una persona y en los juegos de azar se puede ganar o se puede perder; más fácil perder que ganar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto... la felicidad depende de uno mismo, pero a veces uno es más feliz cuando cumple las expectativas que tiene....

      Besos, James, y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. No deberías preocuparte tanto por saber qué hacer. Haz lo que sientas. Sin más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese es mi problema... no sé hacer lo que siento, me guío más por mi cabeza, que por mi corazón, hasta que llega la rutina, y entonces, ya el corazón empieza a mandar.

      Besos!

      Eliminar
  6. Me suena mucho todo lo que describes, demasiado como para no inquietarme

    ResponderEliminar
  7. Lo importante de las promesas es cumplirlas, lo malo es a quién se la has hecho y en qué momento la hiciste.
    Lo importante para ti es estar a gusto contigo misma y con la decisión que tomes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto... a veces uno se tiene que dar cuenta de qué necesita para estar a gusto, y empezar a hacerlo.

      Besos!

      Eliminar
  8. Pensar es el comienzo. Llegó el invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar siempre es el comienzo del final.

      Besos!

      Eliminar
  9. Lo primero y más importante es estar conforme y ser consecuente con un@ mism@, el resto viene rodado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que tenga que venir... que venga pronto por Dios, que yo me desespero!!

      Besos!

      Eliminar
  10. Quizas si pensaramos menos, seriamos mas felices.

    Te presento mi blog. Seguramente, que te sonare de mi anterior blog que era idéntico. Pero por problemas en el servidor he tenido que hacer otro blog completamente nuevo y desde cero. Espero que me sigas en esta nueva aventura. Un beso de una de tus seguidoras.

    http://secretaddictionblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes... yo quisiera ser amnésica y no pensar en nada. Nunca.

      Besos!

      Eliminar
  11. Quizás el error sea prometer.
    Casi todo es perecedero, a lo mejor aceptando eso somos más felices...

    Un beso! (mira que estás guapa en esa foto de perfil, fiuu fiuu :P)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhhh... gracias!!

      Tienes razón, yo tiendo a pensar que todo es para siempre, ahora, cuando me doy la hostia, veo que no, que no lo es nada...

      Besos!!

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Demasiado difíciles para lo bonito que son los principios...

      Eliminar
  13. Yo acabo de decirle a alguien que no me gustan las cosas inconclusas... ¡Dios que racha llevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay rachas... eso es lo malo de la vida... que no nos deja vivir siempre lo mismo!

      Besos!!

      Eliminar
  14. me identifico con tu entrada ;)

    www.nadaadecir.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que será algo que nos ocurre a todos alguna vez en la vida.

      Besos!

      Eliminar
  15. El olvido completo, no lo esperes, no seria beneficioso para tí. Y queremos lo mejor para tí, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que olvidar lo que sentí (que no por quién lo sentí) sí sería beneficioso para mí... y espero hacerlo, de verdad...

      Besos!!

      Eliminar
  16. Palpable, real, la vida en blanco y negro. Te deseo una esplendida Navidad y un espectacular año nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por las felicitaciones... y sí, la vida es así, qué le vamos a hacer!

    Besos!!

    ResponderEliminar