Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

miércoles, 5 de septiembre de 2012

NO TE OLVIDO


-Gracias-te dije.
-No hay de qué.
Y ahí estaba yo, como una tonta a tu lado, en la estación del Norte, esperando a que me dijeras hacia adonde ir.


-Tomemos primero un desayuno.


A mis 30 años era la primera vez que iba a hacer un viaje – de poco más de una hora, eso sí, pero viaje al fin y al cabo-  en tren, y me impresionaba que fuera contigo, porque hacía apenas un mes, ni siquiera te había visto la cara.
Desayunamos y cuando llegó el tren fuimos de los primeros en tomar asiento. Me dio algo de pena que no quisieras sentarte a mi lado, y que te pusieras enfrente, porque yo había imaginado que podría apoyarme en tu hombro y hundir mi nariz en tu cuello, y que tendríamos las manos enlazadas, y que nos besaríamos durante todo el viaje, aunque a decir verdad, sabía que no iba a ser así. Te conocía poco, pero sabía que no eras de los que acostumbran a hacer o a recibir carantoñas, y menos aún en un lugar con gente.
Recuerdo cómo ibas explicándome lo que tú solías hacer cuando hacías este viaje, antaño muy a menudo. Dónde te sentabas, qué solías leer en el trayecto y cuánto te gustaba estar solo en el vagón. ¿Ves cómo sí te escuchaba?
Cuando el tren se introdujo debajo de la tierra, tú seguiste con tus gafas de sol puestas, y me dijiste que yo era de las “raras” que se iban quitando y poniendo las gafas, según si el tren estaba en la superficie o debajo de ella. No pude hacer más que reírme.




La noche anterior habíamos dormido poco o nada. Recuerdo como si fuera ahora, que fue la primera vez que te entretuviste en mis pechos. Recuerdo cómo los lamiste, chupaste, besaste y mordiste. Recuerdo que casi muero de placer.


No puedo acordarme de qué hablamos durante el viaje. Imagino que, como siempre: música, cine, religión, política... y el mundo blogger. Nos encantaba hablar de él. Al fin y al cabo, gracias a él estábamos juntos ¿no?
Sé que me levante de mi asiento tres o cuatro veces para besarte, pero eran besos rápidos.
 La verdad, es que tenía algo de miedo a cómo pudieras actuar, no sabía si te gustaría besarte conmigo cuando había gente mirando... aunque solo fuera una anciana con un bebé que olía a caca.
Cuando llegamos a destino, teníamos que esperar a que vinieran a recogerme. Así que decidimos tomar, de nuevo, otro desayuno. Si alguien hubiera reparado en nosotros, ¿sabes qué creo que habría dicho? “mira esos dos tontos, otros que caen en las garras del amor, otros dos enamorados”. Y lo peor, es que hubiese tenido razón.

 Recuerdo que, después de desayunar, y estar en esa cafetería un par de horas, llegó la hora de despedirnos. Y recuerdo que me besaste en la calle. TÚ A MÍ. Me encanto la sensación y aún siento esas mariposas en el estomago cada vez que me acuerdo.









Prometiste mandarme un sms, y no tardaste en hacerlo :”Nena, no sé que me has hecho, solo sé que quiero estar siempre contigo”.


Y al leerlo, me puse a llorar, porque, me decías eso y, sin embargo, no te creía. 























41 comentarios:

  1. Es que muchas veces las palabras aunque bien escritas carecen de contenido
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he preferido los hechos a las palabras.
      Saludos!!

      Eliminar
  2. Hace tiempo que quería venir a verte, y me perdía por internet sin llegar aquí, soy un despiste!
    me ha gustado mucho lo que he leído, aunque no sepa de donde viene la historia (ahora averiguare, porque con las entradas anterior me lió mas...)

    Espero que cumpla lo que dice que quiere y que tu estés equivocada

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ahora ya es tarde para que lo pueda cumplir, llevamos unos meses separados ya.
      En fin, al menos nos quedan los recuerdos, menos es nada.

      Besos y gracias por la visita!

      Eliminar
    2. OOOhhh! vaya lo siento! no lo sabia... ya te he dicho que voy perdida... :-S

      Si, los recuerdos bonitos siempre los tendrás para ti.

      Eliminar
    3. Nooo... no te preocupes. La cosa está superada, al menos casi todos los días, y pocas noches. ;-)
      Lo llevo lo mejor que puedo, que no es poco.

      Muack!!

      Eliminar
  3. Oh dios mio qué texto tan bonito! me ha encantado :)
    es tuyo? si es así la verdad es que escribes muy bien!
    volveré para seguir enterándome de la historia jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, el texto es mío, y créeme, me has sonrojado!!
      Gracias por pasarte por mi casita!

      Besos!

      Eliminar
  4. Una historia preciosa. No conocía tu blog pero creeme que me pasaré a verlo más a menudo.
    Por cierto tu perfil es bestial¡¡¡¡ Eres una mujer si eres todo eso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... cierto, soy mujer!
      Gracias por tu visita, reina!

      Besos!

      Eliminar
  5. Precioso. Esto se merece un paseo por el blog porque promete.
    Voy a buscar más perlas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh... gracias! Me emociona que me digáis esto!
      Besos!!

      Eliminar
  6. Me ha dejado un sabor muy agriduclce esta entrada :/

    Por qué no lo creías?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si conoces esa sensación de que, todo es demasiado bonito para ser verdad. Pues eso. Yo moría por él, pero no sentía que él muriera por mí (aunque no dudo que lo hiciera, solo que yo, no lo sentía así)... ainns... no sé si me explico!

      Eliminar
    2. Entendido, sé a lo que te refieres ;)

      Eliminar
  7. (modo cotilla on, sorry) y seguimiento ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo... me encanta que me preguntes!! Eso hace que toda esta vida 2.0 cobre sentido, ¿no? El conocernos más!!

      Eliminar
    2. Sí, pero yo a veces me paso de curiosa...jejeje :)

      Eliminar
  8. Un texto precioso aunque la historia tuviese un final triste, o no tanto, en próximas ediciones quizás nos enteremos de lo bueno que te deparó esta historia que termino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento, de bueno solo quedan los recuerdos... algo es algo.

      Saludos!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Eso digo yo también... ufff... muy largo uffff...

      Saludos!!

      Eliminar
  10. Mira que escribes bonito!!! Como te echaba de menos con esos escritos.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias nena... a ver si te mando un mail...

      Besitos!

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Es lo que pretendía... gracias por decírmelo!!

      Besos!

      Eliminar
  12. Es que las palabras se las lleva el viento, verdad? Aunque estén escritas en un mensaje... Pero eso, siempre es mejor que te lo demuestren con hechos, actitudes... Y no sólo con cuatro palabras bonitas. Que bonitas eran un rato largo, eh?
    :)


    Besos, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que, según él lo demostraba, pero, o yo no lo veía, o me hacía falta más. Nunca nos pusimos de acuerdo en eso.

      Muackis!!

      Eliminar
  13. Nada puede arrebatarte el recuerdo, aunque cada viaje en tren se tiña de nostalgia.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuraré hacer pocos viajes en tren, no creo que sean muy agradables ahora...

      Besitos!!

      Eliminar
  14. Qué bonito y qué sensación a veces tan común, creer que tu estás loca por él pero no al revés... de todas formas como bien dices, haya acabado o no quedan los recuerdos y es lo más preciado que tenemos, seguro que se solapan con otros ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que, los recuerdos siempre están ahí... malo o bueno, no sé....

      Besos!!

      Eliminar
  15. Ves...si es que lo que yo digo, me dan igual millones de te quieros si no me lo demuestran no me lo creo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese es el problema... además, tampoco dijo que me quería.

      Saludos!

      Eliminar
  16. Siempre es mucho tiempo para creer pero "hasta mañana" es una promesa que hay que tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  17. Buenas! Muchas gracias por pasarte por mi blog y dejar parte de tu esencia plasmada en un comentario.
    Espero verte pronto por alli.... un beso!
    http://partefav.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. La verdad está en los actos, jamás en las palabras ni las intenciones.

    p.d. ¿Cómo diablos has sacado la Estación del Norte vacía -hora y día, please-?

    ResponderEliminar
  19. Veo que tienes un gran éxito con tu blog, a pesar de tener menos seguidores que yo, te comentan mucho más. Se nota que tus lectores son activos, y no pasivos como la mayoría de los que me siguen a mí. Te felicito por tu gran logro, eso quiere decir que llegas al corazón te cada uno de ellos.

    PD: y como siempre digo yo: "HECHOS Y NO PALABRAS".

    ! DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA ! http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  20. Qué complicada es esa sensación de querer creer algo y no poder. Casi tanto como la que querer creer lo que uno mismo dice y no poder. Besotes!!!

    ResponderEliminar