Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

martes, 14 de agosto de 2012

CAMISAS, PANTALONES Y AMOR


Si tienes una tienda de camisas, y llevas dos meses vendiendo dos camisas, el tercer mes no venderás cien camisas. Cierra esa tienda y vende pantalones. (Josef Afram "¿Dónde está el límite?")



Sé que esta frase suele decirse en un contexto laboral. Es bastante buena para el mundo de los negocios... pero he estado pensando y puede aplicarse también a los asuntos del corazón. Y es que ¿quién no ha vivido algo intenso, pero veía, a la vez, que esa relación no iba a ningún sitio?

Es lo que me pasó a mí.
 Estuve ahí. 
Me enamoré perdidamente de un blogstar.

No sé cómo empezó la cosa... el caso es que de repente, me vi sin vivir porque sólo podía pensar en él. Ni dormir, ni comer, ni llevar una vida normal... pero quizá mi cabeza me jugó, en este caso, una mala pasada, pues creo que hizo demasiados castillos en el aire, y yo, me dejé llevar. No tuve en cuenta la diferencia de edad (yo 4 años más mayor), ni la diferencia de vida que en ese momento llevábamos. No tuve en cuenta mis necesidades como mujer (y no es que eso fuera algo premeditado, es que ni siquiera sabía que tenía esas necesidades) ni las de él como pareja. No tuve en cuenta a la familia que me rodeaba, ni que eso pudiera afectarme tanto. Me dejé llevar. Montamos juntos nuestra tienda de camisas con toda la ilusión del mundo. Y  los primeros meses no vendíamos nada, pero no nos  importaba, porque a mí solo me importaba él, y me sentía correspondida. Él era todo para mí, y yo era su todo. 


Pero poco a poco, mes tras mes, ves que la "pequeña" inversión que hicimos no salía bien. Era siempre lo mismo. Como un horario laboral. De mi casa a la suya. De la facultad a su casa. Algún día a cenar por ahí. Ver una peli en casa, algunas pocas en el cine... y sin darnos cuenta descubrimos que "sólo" habíamos vendido dos camisas durante unos 18 meses...

Y entonces fue el momento de cerrar la tienda, romper lo que nos unía, empezar caminos distintos...


... y empezar a vender pantalones.




43 comentarios:

  1. Me encanta cómo escribes...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El paso más difícil es el de la aceptación. Reconocerte a ti misma que la cosa ya no da más de sí. Es muy duro, y tendemos a enmascarlo o maquillarlo con pensamientos como "estamos bien, es sólo una mala racha", "hay que luchar, nadie dice que las relaciones sean fáciles"' "le quiero, me quiere, y eso es lo importante", etc. Pero a veces, no basta con eso para que la cosa funcione. Y llega un momento en que hay que decir: Hasta aquí. Porque si te empecinas en seguir vendiendo camisas y pasan los meses y no vendes ni un botón, acabas al cabo del tiempo en la ruina emocional. Y al final, la relación se acaba igual, pero peor.
    A veces, una retirada a tiempo es una victoria.
    Tú has sido inteligente por saber verlo a tiempo y sobre todo, muy valiente por dar el paso en el momento, sin seguir por seguir sabiendo que no ibais a ningún lado.
    Un beso y ánimo, que ya llegaran tiempos mejores. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hasta que me di cuenta y pensé que era definitivo estuvimos en un bucle de "ahora sí, ahora no". Pero la realidad era esa, no íbamos a ningún sitio y lo que teníamos que hacer ya lo habíamos hecho.

      Eliminar
  3. No sé muy bien qué decirte... supongo que sé de quien hablas, y la verdad es que sentí mucho que lo vuestro no llegara a buen puerto, porque, aunque no os conozca, es cierto que os tengo a los dos mucho cariño (podríamos llamarlo “cariño virtual”), por lo que os deseo lo mejor de lo mejor a ambos
    (espero no estar columpiándome y que estés hablando de otra persona... :S)

    Y ¿quién sabe?... a veces los caminos se vuelven a unir... y a veces no... Lo importante es seguir y el tiempo lo dirá. Quizá después de vender una temporada pantalones, uno vuelve a vender camisas, no??.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes perfectamente quien es. El mundo virtual es lo que tiene, acabas cogiendo cariño a gente que no conoces. Yo también sentí mucho que lo nuestro no funcionara... pero es lo que hay.

      Eliminar
  4. Es difícil para todos el admitir que nos estamos equivocando, sobre todo cuando hemos puesto mucha ilusión en algo y nos agarramos a un clavo ardiendo con tal de demostrar que no estábamos equivocados y que la cosa funciona. Lo bueno es que hayáis podido daros cuenta y podáis ser felices sin haceros daño mutuamente. Un beso grandote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí nos hemos hecho daño, solo espero que el tiempo pueda curar ese dolor y acabemos perdonándonos.

      Eliminar
  5. Pues a vender pantalones...no queda otra

    ResponderEliminar
  6. Yo lo que veo a veces es que la gente cree que tiene que tener una tienda de lujo cuando es mucho más bonito tener una tienda de barrio (por seguir con la metáfora xD), y no saben ni apreciarlo ni verlo. Cuánto daño ha hecho Hollywood... y no estoy diciendo que sea vuestro caso, por supuesto, porque aunque sé de quién hablas (o eso creo), no conozco vuestra historia, pero en general es algo que veo en mucha gente.

    Lo que hay que hacer ahora es seguir adelante, y que el tiempo traiga lo que tenga que traer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre hay que mirar hacia delante... pero es inevitable pensar en lo que dejas atrás.

      Eliminar
  7. Al menos os disteis (o te diste) cuenta. Y chica, pues que si durante ese tiempo fuiste feliz, pues no está nada mal la poca venta, qué más da... Ese era el momento, vuestro momento, y luego en la vida siempre llegan otros (momentos, y pantalones ;D)
    Besito.

    ResponderEliminar
  8. Bonito símil... Bueno, bonito y triste.... Pero bonito a pesar de todo.
    De todas formas por lo menos montasteis esa tienda, os ilusionasteis... Pusisteis todo lo que teníais en ella, aunque normalmente uno pone más que el otro... En fin, lo bonito es eso, que cualquier día pones una tienda de pantalones y quién sabe, lo mismo te forras... LO mismo descubres que mejor cerrar las tiendas y montar un bar... Y a beber tequila ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... lo de beber tequila no se me da mal. Igual es ese mi futuro. ;-)

      Eliminar
  9. Muy bonito y muy triste. Lo importante es que durante ese tiempo estabas contenta, ademas a veces los cambios aunque no gusten luego son buenos, asi que quiza un dia vendes pantalones y descubres que era la pasion de tu vida!
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste porque no tuvo un final feliz... pero mientras duró, fue tan bonito!!

      Eliminar
  10. Bueno, es triste, es verdad. Pero el que no se arriesga no gana. Yo tb conozco una pareja virtual, que se conoció en un blog común de ambos. Al año, se fueron a vivir juntos, y tres meses después, se casaron. Flipé, porque la boda se "retransmitió" vía twitter por otra bloguera común. jajajajajaaj La verdad es que ahora que lo pienso, es para flipar. jajajaaja
    Pero eso, que ahí están, tan felices.

    Con esto quiero decirte que bueno, que a veces sale bien, y otra veces, pues no. Pero ahí que estar ahí, y seguir adelante. Ya llegará...

    Un beso grande, Tequililla.
    Hummm, ¿Te puedo llamar "Tequililla"? Es que es así como con mucho cariño. :) jejejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji yo también conozco este caso ^_^.
      Historias así mantienen la esperanza... a veces "ocurre" ;)

      Muaks!

      Eliminar
    2. Emm... Se encontraron "virtualmente" el 23 de noviembre 2011, se conocieron en persona al mes y pico (31 diciembre 2011), se fueron juntos a vivir a los siete meses y medio (15 Julio 2012) y se casaron nueve meses después (14 abril 2012) :P

      Eliminar
    3. Eva te me has adelantado. Les iba a decir a Lourdes y a Aliena que yo también conocía vuestra historia... y muy bien. ¿Recuerdas que ahí también hubo tema entre "X" y yo?

      Eliminar
    4. Si que lo recuerdo, si

      El muy rancio no quiso venir... :P

      Eliminar
    5. Qué bien informadas estáis todas!!!
      Ah, cuchi! Si una de ellas es "la implicada"... jajaajajajajajaja

      Besos, guapassss!!!

      Eliminar
  11. Nena que alegría volver a leerte, espero que no vuelvas a desaparecer.

    un beso


    ah y esta entrada me encantó

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que esas apuestas arriesgadas son necesarias en la vida para conseguir cosas espectacularmente buenas. Unas veces sale de lujo, y otras no tanto. Lo importante es lo bueno que hayas sacado de esa vivencia, y que al final os distéis buena de que era mejor cambiar el género de las tiendas respectivas.
    Me encanta cómo lo has contado, te seguiré leyendo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el balance, aunque se termine, si has sido feliz, siempre es bueno. Valen la pena!

      Eliminar
  13. Jo! cuando has dicho BlogStar pensaba que hablabas de mi (jurjurjur!)

    Yo nunca lo he considerado un blogstar sino más bien un bloguero más.

    Son las cosas que tiene la vida, si no juegas, no ganas ;)


    PD: porfaporfaporfa!! Quita la piiii palabra de verificación!! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss... yo antes de tener nada con él ya le consideraba un blogstar. Era (y volverá a ser) muy leído, muy seguido... y muy bueno en sus relatos!

      Eliminar
  14. Los caminos de la industria textil son inexcrutables.
    (al menos, para mí)

    besos

    ResponderEliminar
  15. A veces las cosas no salen como uno espera y desespera, vamos, casi nunca, para no decir nunca, que es la primera visita que te hago y no quiero que me taches de pesimista. Gracias por la tuya, visita, quiero decir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Para nada! Las cosas son como son, y todo es más bonito en nuestra cabeza que cuando pasa en la realidad. Es lo que viene siendo la imaginación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, tal vez mereció la pena vender esas dos camisas. Tal vez, a no ser por esas dos camisas, nunca hubieras acabado vendiendo pantalones. Al fin y al cabo somos las suma de todos nuestros 'negocios'. Fallidos o no.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Las cosas son como son :) así es !!

    Gracias , por pasar , me quedo en tu blogg , me encanta como escribes :)
    me he dado una vueltecita por tu rinconsito :)

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia... y yo me volteo por el tuyo!
      Besos!!

      Eliminar
  19. y ¿cuantos pantalones has vendido?

    Dos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que, hay mucha gente que se pasa por la tienda... pero no para comprar... y lo prefiero así de momento! ;-) Mi corazón sigue en la tienda de camisas.

      Eliminar
  20. Aprender a decir "hasta aqui" es importantísimo para nuestra supervivencia emocional, por desgracia no es algo que se aprenda con facilidad.

    ResponderEliminar