Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

sábado, 5 de septiembre de 2015

DESEO

Estamos en la cama, desnudos, pero esta vez te toca aprenderte esto. Apréndetelo bien, porque es lo que quiero sentir contigo... sentir y hacer.
Túmbame boca abajo, y bésame por la espalda, bésame despacio, sin prisa pero sin pausa, bésame y chúpame, y muérdeme hasta que tenga la piel de gallina.
Baja hasta mi culo, y sigue besando, quédate sin aliento si es necesario.
No seas brusco, no es lo que necesito, prefiero que seas cuidadoso, repito... sin prisa pero sin pausa.
Haz posible que levante mi pelvis para que tu lengua llegue a mi entrepierna, y luego, gírame bruscamente y haz que te mire.
Sigue acariciando mis piernas, sigue besándolas sin descanso, lame con tu lengua mis ingles y roza, como sin querer  mi centro. Quiero sentir tu lengua justo ahí, pero no te entretengas, demasiado no siempre es lo mejor.
Toca mis pechos con tus manos, y ahí puedes ser libre, usa tu fuerza y usa también tu maña, solo te pido que, desde el ombligo hacia abajo, no me desatiendas, con cuidado, ve lento, disfruta y hazme gritar.
Deja que te estire el pelo y que te muerda los hombros sin ningún tipo de miramiento, porque estoy gozando.
Si lo ves necesario (o aunque no lo creas) vuelve a girarme, ponme otra vez boca abajo, y vuelve a ocuparte de rozar mi culo con tus dedos, toca toda mi espalda,  besa mi nuca y acercate a mi boca. Traspasemos saliva de tu boca a la mía. Lame mis labios y deja que yo haga lo mismo con los tuyos, dejemos todo ahora, y solo, besémonos.
Luego, haz llegar tu mano a mi entrepierna por debajo de mi cuerpo, y no muevas tu mano de ahí, muévela poco a poco, yo pondré mi mano sobre la tuya y entre los dos haremos que consiga gritar de placer.
Coge mi cadera y levántame con fuerza para que pueda quedarme a cuatro patas, como tanto te gusta, y a partir de aquí... haz lo que quieras.

6 comentarios:

  1. No creó que encontréis objecion alguna a lo que buscáis y más de un como deseéis.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué desaparecida andas...

    ¿Esto quiere decir que ha llegado aquello que tanto esperabas en la última entrada? Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. "demasiado no siempre es lo mejor"

    Bien explicado, espero que el alumno, cumpliese con creces.

    ResponderEliminar
  4. Nenaaaaaa pero que haces? jeje, Vaya veranito has tenido, me alegro mucho. Ah! y yo también quiero , jaja

    besos

    ResponderEliminar