Chica (futura mujer :-)), madre, fotógrafa frustrada, separada, hermana, amiga, trabajadora y pésima ama de casa. Adoro hacer punto, y pasarme horas en el ordenador, casi siempre sin dejar huella de mis visitas. Amo instagram, tumblr, y ver fotos de parejas enamoradas. Vivo en la montaña sin conexión a Internet, así que mis visitas serán escasas. Adoro twitter. Me encanta escribir. Y voy al gimnasio. Y nunca, nunca, estaré lo suficientemente delgada.
Por favor, no confundir a la escritora con la narradora.
Gracias.
¿Nos leemos, sí?

jueves, 19 de febrero de 2015

UNIVERSO MASCULINO

Hay cosas que no acabo de comprender. Quizá tendré que hablar con mis amigos psicólogos, porque a pesar de todo, a pesar de que lo intento, no lo comprendo.
Me he cansado de ser yo la que propone planes, la que todo lo organiza, la que da los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches, y sobre todo, me he cansado de decir todo lo que pienso y siento, porque ellos, por algún motivo misterioso, no suelen hacerlo nunca.
Hablando con mis amigas, la conclusión siempre es la misma... "no le llames", "pasa de él", "deja que sea él el que dé el primer paso"... y así lo hice.
Anoche, se lo dije claro: "oye mira, como no sé si te gusta que te mande tantos Whatsaaps, ni que pasemos tanto tiempo juntos, vamos a dejar que la cosa vaya sola, si tú propones planes y yo puedo, quedaremos, pero creo que ya no voy a ser yo la que los proponga". 
Él acepto esto.
Ahora viene la sorpresa... esta mañana me levanto, tenía el móvil lleno de Whatsaaps, y proponía un plan para hoy... es que es de locos!!

¿Va a ser verdad que si pasas de ellos, ellos se vuelven locos por ti? Pero, ¿por qué?

Yo siempre me he guiado por lo que siento, y lo que me pasa es que lo hago saber: "Oye, tío, que me molas". Soy de las cosas claras... pero parece que en el universo masculino las cosas no funcionan de esta forma. Hay que hacerse las duras, como si pasaras de ellos, pero sabiendo que no pasas...
Yo me vuelvo loca haciendo las cosas así, pero por lo que he comprobado, es la mejor forma...

¿Alguien me lo explica?

8 comentarios:

  1. pfff quizás nunca logremos descubrir el universo masculino y femenino...

    Un abrazo Gigante...

    ResponderEliminar
  2. Por la misma razón por la que tu mandaste el wasap, porque parecía que pasaba de ti. Así somos tanto unos como otros, nos fustán las cosas que no tenemos y lo que tenemos no lo apreciamos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que a las personas en general nos gusta conquistar. Si nos lo dan todo hecho, pierde emoción la cosa. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  4. No deja de ser una generalización y, por tanto, puede ser errónea cuando se aplica directamente a la inmensa variedad de casos particulares. Quiero decir: tú eres tú y él es él. Y del mismo modo, también existen mujeres que no envían mensajes ni planean ni tienen detalles (o se hacen las duras) y hombres que están siempre encima, pródigos en detalles, planes, etc. Y de las combinaciones de todos estos casos, tendrás toda la variedad de relaciones que deriva de ellos. A ti te ha tocado un caso particular.
    Yo no hablaría de universos masculinos o femeninos, sino de universos personales. Ya se dice así: cada persona es un mundo.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que todos tendemos a dejarnos llevar y si alguien toma las riendas y el trayecto nos gusta ¿para qué hacer más?
    O eso o todo lo contrario, Tequi, cada uno es como es y ser hombre o mujer no es siempre la clave.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. No puedo explicártelo yo tampoco lo entiendo...
    En este caso, yo me considero un poco hombre, me agobia que me envíen muchos mensajes, que no esperen a que sea yo la que dé el paso, y además me atraen muchísimo los chicos que "pasan" un poco. ¿Por qué? Ni idea, supongo que todo depende del momento, de la persona y de la edad...

    ResponderEliminar
  7. Podría hablarte de la teoría ancestral que dice que los hombres, como cazadores que son, prefieren la emoción de la caza a que les traigan el trofeo ya sacrificado, despellejado y listo para comer.
    Pero, la verdad, creo que nunca podré entender a ninguno.

    ResponderEliminar